Social Icons

.

17 de abril de 2009

Cerebro mamífero



Algunas especies animales, como los primeros mamíferos, evolucionaron respecto de sus antepasados reptiles e incorporaron un conjunto de estructuras cerebrales sobre el arcaico cerebro reptil. Este conjunto de estructuras conocida como sistema límbico debido a su forma de anillo es responsable, entre otras funciones, de la memoria, las emociones y el aprendizaje por condicionamiento. Se compone de: tálamo, hipotálamo, hipocampo, amígdala cerebral, cuerpo calloso, séptum y mesencéfalo. Esta estructura dota al individuo de emociones asociadas a experiencias pasadas. Mientras que los reptiles, dotados de un cerebro simple, reaccionan guiados básicamente por un patrón programado genéticamente, los mamíferos pueden reaccionar de formas diferentes dependiendo de la situación. El mamífero podrá huir ante una situación de peligro, como haría cualquier reptil, pero también podrá enfrentarse a esa situación si, por ejemplo, se encuentra en peligro uno de sus cachorros. El responsable de esa asunción de riesgo es el segundo cerebro, el cerebro mamífero o sistema límbico, encargado de dotar al animal de emociones como el afecto hacia los descendientes. Ese afecto puede poner en peligro a un individuo en aras a la preservación de la especie. Es, por ende, un cerebro social, emocional y asociado los recuerdos. El ser humano, como mamífero, incorpora este cerebro además del cerebro reptil y el cerebro humano.