Social Icons

.

29 de noviembre de 2009

La superstición y el origen de la religión

Encontramos en la superstición una forma embrionaria de religión individual mediante la cual, el ser humano relaciona eventos aparentemente sin conexión alguna. Constituye un acercamiento primario a las relaciones existentes entre los distintos fenómenos aunque algunas de sus conclusiones puedan resultar inexactas o incompletas. Todas las religiones constituyen una evolución de estas prácticas individuales al convertirse en prácticas sociales o prácticas compartidas por una comunidad. Aunque la superstición tenga la apariencia de inane, tiene un sustrato racional que merece nuestra atención, pues es fruto de la necesidad humana de encontrar sentido a cuanto acontece a nuestro alrededor. Al vincular unos eventos con otros anteriores o con otros venideros se intenta encontrar las leyes que gobiernan el Universo. Es un intento de comunicación entre el individuo y aquello que nos transciende. Con aquello que en las religiones sociales se conoce como Dios.

2 comentarios:

JOROBAR dijo...

aun así, la creencia en dioses no es tsn facil de explicar. El exito de las religiones organizadas tienen mucho que ver con el márqueting y la manipulación de masas. El paso de la superstición a la fe es una de las mayores armas descubiertas por el hombre, de las más antiguas y destructivas, veanse las torres gemelas.

Maxi Mariño dijo...

Hola, Jorobar: Gracias por tu comentario. Dices que es difícil explicar la creencia en dioses y es cierto, no obstante, es algo generalizado en el ser humano, por lo que tiene que haber un motivo de peso. Sabemos que hay algo que nos ha creado y tratamos de interpretar sus leyes, unas veces con mayor acierto, otras con menos. Tengo una entrada dedicada a esta cuestión en la que dejo constancia de que Dios y Universo son lo mismo. Dios no está en todas partes sino ‘Dios es todas partes’.
Respecto a la manipulación de masas de la religión, es cierto que en muchos casos es así, pero también es cierto que es una necesidad de las sociedades organizadas el dotarse de unos medios de 'control social' para que no gobierne la anarquía y las leyes de la jungla. Por otro lado, el control social se puede ejercer de distintas formas; mediante la concienciación, la fuerza, etc. Las religiones cambian a lo largo de la historia; el cristianismo del siglo XIV no tiene comparación con el del siglo XIX. Del mismo modo, los minoritarios focos fundamentalistas que aún perduran en determinadas zonas del Islam desaparecerán y darán paso a otras formas de control social más moderadas. Por último, respecto a los atentados de las torres gemelas, no podemos olvidarnos del sustrato político que subyace tras todo atentado, ni de las causas económicas que originan tensiones en distintas zonas del planeta donde anida la pobreza y la desesperación.