Social Icons

.

24 de abril de 2011

El poder de los deseos



Desear es algo innato en el hombre, todo el mundo desea algo alguna vez, aunque sea que todo siga igual. Pero no todas las personas ven cumplidos sus deseos, y las que los ven cumplidos, tal vez no los vean como querían. ¿Cuáles son los mecanismos que conectan algo tan subjetivo como los deseos con la objetividad de su realización? ¿Es suficiente con desear algo mentalmente?
Encontramos diversos mecanismos que hacen que nuestros deseos se cumplan. El primero es la socialización del deseo; es decir, hacer a las personas de nuestro entorno partícipes de nuestros deseos. De esa forma ellos contribuirán a que nos aproximemos a su realización. Un segundo mecanismo más sutil es el que brinda la ley del karma, que dice que cuanto ofrezcamos al mundo nos será devuelto proporcionalmente. Por tanto, si buscamos generosidad no debemos esperarla ofreciendo tacañería sino mostrando generosidad. Por último existe un mecanismo aún más etéreo, que es el del pensamiento materializado, que consiste en recrear mentalmente la escena en la que alcanzamos nuestro deseo. Según este mecanismo, nuestra mente quedará impregnada por ese pensamiento y condicionará todas nuestras acciones, de modo que nos iremos aproximando a la consecución de nuestro deseo de forma inconsciente. La potencialidad de este mecanismo radica en su capacidad de emular todos las detalles que rodean la escena del deseo, de tal forma que nos previene de posibles inconvenientes. Y es que siempre tendremos que tener clara la diferencia entre deseo y capricho si queremos ver cumplidos nuestros verdaderos deseos.

6 comentarios:

Capitán Vernon dijo...

El articulo es genial. Escribo sobre ciencia e Historia, y este espacio me parece apasionante, mi enhorabuena. Fernando G.F.

Patricia dijo...

La naturaleza del ser humano lo hace desear constantemente, hay que analizar cuáles de esos deseos vale la pena seguir. Cuáles se originan en mi alma y cuáles en mi mente. Gracias por el artículo, nos hace reflexionar.

Jorge Leon dijo...

Hay muchas teorías que hablan sobre esta teoría del pensamiento, como el poder del pensamiento Psicotronico, el Transurfing, o el experimento de la intención, para nombrar algunas. La esencia de todo esto es centrar nuestros pensamientos hacia el objetivo final, recrearlo, vernos en el y sentirlo, sin pensar mucho en los medios económicos requeridos convencionalmente para lograrlo.

Mi esposa y yo lo hemos practicado y nos ha dado buenos resultados.

Les deseo lo mejor con sus deseos!

Jorge Leon dijo...

Hay muchas teorías que hablan sobre esta teoría del pensamiento, como el poder del pensamiento Psicotronico, el Transurfing, o el experimento de la intención, para nombrar algunas. La esencia de todo esto es centrar nuestros pensamientos hacia el objetivo final, recrearlo, vernos en el y sentirlo, sin pensar mucho en los medios económicos requeridos convencionalmente para lograrlo.

Mi esposa y yo lo hemos practicado y nos ha dado buenos resultados.

Les deseo lo mejor con sus deseos!

Martha Leticia Herrera Aceves dijo...

Con el sólo hecho de mentalizarlo no se realiza, hay que accionar. Hace unos días leí un escrito suyo que decía que los milagros no se dan solos, pues estos sí se dan soolos, por eso son milagros, hechos que se dan sin que uno los espere.

Maxi Mariño dijo...

Interesante reflexión