Social Icons

.

2 de agosto de 2012

Percepción extrasensorial

El estudio de la percepción extrasensorial es un tema recurrente tanto por parte de la neurología como por los enfoques metafísicos. Al hablar de percepción extrasensorial nos referimos a la supuesta capacidad del ser humano de recibir información o estímulos directamente al cerebro sin la mediación de los sentidos. Pero ¿qué hay de cierto en todo esto? ¿Existe realmente esta capacidad? Hay muchos testimonios de personas que aseguran haber percibido el fallecimiento de seres queridos que se encontraban a kilómetros de ellas, sin haber establecido ningún contacto con ellos, y muchos otros en los que los relatores afirman haber tenido presagios de peligros inminentes y situaciones similares. A día de hoy no existe demostración científica alguna que demuestre esta supuesta capacidad, y ello a pesar de los múltiples estudios que indagan en estas capacidades al margen de los sentidos. Entonces ¿qué sucede en la mente de estas personas? Desde este espacio no nos gusta cerrar la posibilidad a ninguna opción, pero tampoco crear falsas esperanzas. La conclusión más probable es que este fenómeno se trate de otra propiedad mental, igual de fascinante pero más prosaica para los amantes de lo esotérico. Hablamos de la intuición. La intuición viene a ser la propiedad mental que unifica todas las percepciones, tanto internas como externas, en una experiencia única, de tal forma que se pierde el rastro sensorial. Supongamos que una persona va caminando distraída y de repente se detiene porque ha tenido la percepción de que se acercaba un peligro. Al instante pasa un vehículo a toda velocidad. No lo había visto, no lo había oído y ni siquiera iba atenta, pero ha tenido esa percepción. Se debe a que el cerebro integra múltiples estímulos o percepciones y los traduce en una intuición. El hecho de que esa persona percibiera el peligro se puede deber a factores como que su mente ha interpretado que llevaba suficiente tiempo sin prestar atención al entorno, a que ha escuchado algo extraño o a que su memoria le ha informado de que ese lugar está expuesto a peligros. En todo caso, la intuición se compone de experiencias reales, producto de los sentidos, la memoria y la inteligencia. Por el momento, a falta de verificación empírica, la percepción extrasensorial como tal no existe. Pero muchos pensarán que quién la necesita, disponiendo de las facultades que tenemos.

0 comentarios: