Social Icons

.

22 de enero de 2011

¿Hay alguien ahí fuera?



Es una pregunta que nos hacemos desde tiempos pretéritos, pero hasta la fecha no hemos encontrado ninguna evidencia seria. La lógica y la ley de probabilidades nos dicen que tiene que haber algo vivo o alguien más o menos parecido a nosotros, que resulta incomprensible un Universo tan vasto en el que el único brote de vida se encuentre en un diminuto planeta de una estrella amarilla de la Vía Láctea. No, tiene que haber algo más. Incluso cabe esperar que la vida sea la norma y no la excepción. Pero no hemos encontrado nada salvo relatos exóticos y algunas ocurrencias que solo pueden calificarse como dislates. La exploración del sistema solar nos ha revelado la descorazonadora realidad de que nuestro planeta es el único en el que existe vida y, aunque aún no está descartada la posibilidad de formas de vida básicas en Marte o en algunos satélites de Saturno o Júpiter, la posibilidad de vida inteligente en sí queda descartada. Pero ello no obsta para que sigamos buscando en otras estrellas. Se lleva tiempo explorando el Universo a través de programas como el SETI (Search for extraterrestrial intelligence), sin resultados por el momento, pero en cualquier momento del futuro podemos recibir un paquete de datos demasiado organizado como para ser fruto de la aleatoriedad, y será cuando empecemos a prepararnos para un posible encuentro. Y también será cuando nos preguntemos qué tipo de rol desempeñaremos frente a esa posible civilización, el rol de conquistadores, el de conquistados o el de socios.

1 comentarios:

Daniel Riveiro dijo...

Uf, lo mejor es que leas mi blog en breve pondré una disertación sobre el tema, ok