Social Icons

.

5 de marzo de 2011

Romper las ataduras




Nos acostumbramos a depender de artificios y acabamos por no poder vivir sin ellos. Si alguna vez te has negado a salir de casa sin reloj o sin teléfono móvil es porque tu dependencia ha traspasado ciertos límites. Es cierto que necesitamos un despertador para no llegar tarde al trabajo o una cita o la calculadora para determinadas operaciones, pero hacer uso de estos aparatos en todo momento hace que nuestra mente vaya menguando. Para romper las ataduras con estos artificios es preciso dar el paso y prescindir de ellos cuanto sea posible. Hacer operaciones mentalmente agilizará nuestra mente matemática, calcular la hora mentalmente hará que aumente nuestra autoconfianza y desarrollará nuestra inteligencia natural, la que nos conecta con la naturaleza, dejar el teléfono en casa hará que nos sintamos libres, que nos demos cuenta de que no nos hace falta para estar al corriente de lo que ocurre a nuestro alrededor, que de lo importante siempre te acabas enterando y lo demás quizá sea mejor ni saberlo. Pero por encima de todo está el desarrollo de la mente emocional. Cuando prescindimos de estos elementos racionales estamos poniendo en marcha nuestra mente emocional, la que nos orienta en estas situaciones. Le preguntamos la hora y no nos responde con datos, sino con sensaciones.

1 comentarios:

Daniel Riveiro dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, pero, siempre hay un pero.. Nos enseñan totalmente lo contrario, nos quieren y nos obligan a ser dependientes y si no lo haces eres un asceta....