Social Icons

.

4 de abril de 2012

Qué son los frenemigos

El término "Frenemigo" fue acuñado por el periodista norteamericano Walter Winchell, como contracción de las palabras Friend y Enemy, para referirse a los individuos que en el fondo desean el fracaso de sus amigos. Pronto comenzó a emplearse este término para describir las situaciones en las que un amigo perjudica a otro voluntaria o involuntariamente. El gran problema de los "frenemigos" es que son personas afectuosas y  generosas, lo cual hace muy difícil identificarlos como potencialmente perjudiciales. Estos individuos, llegado el momento, sienten placer al ver cómo fracasan sus amigos. Porque en realidad son rivales y siente envidia de sus éxitos. Las conductas que muestra este tipo de "amigos" es muy diversa, pero existen algunas pistas que nos pueden guiar. Cuando están a solas con el amigo suelen mostrar su lado más amable y generoso, pero delante de otras personas no escatimarán a la hora de ridiculizarlo o denigrarlo. Aprovechará cualquier debilidad para ponerla en evidencia en público. Otra conducta habitual es la que se conoce como "chantaje emocional"; después de mostrar el "frenemigo" su generosidad, agasajando con pequeños regalos a algún amigo, le pedirá alguna compensación, a la que el último no podrá negarse por temor a resultar "desagradecido". Un caso extremo de esta conducta la encontramos en los pequeños traficantes de droga. Después de "invitar" a pequeñas dosis al incauto amigo, este se sentirá obligado a comprar más dosis en el futuro, aunque solo sea por agradar a su "generoso" amigo. Identificar a los "frenemigos" es una tarea delicada, porque se suelen esconder detrás de una apariencia de generosidad, afecto e incluso de lisonjería. Solo podemos confiar en nuestra intuición y determinar si esos falsos amigos nos hacen sentir bien o mal. Si después de estar con ellos nos sentimos mal, lo más probable es que no sean amigos, sino "frenemigos".

2 comentarios:

Mirta - Almond legend cake recipe dijo...

Los psicólogos han utilizado este término para referirse a la figura de esos amigos ambivalentes, por los que sentimos cariño pero que, muchas veces nos causan dolor emocional. Son esos “amigos” que se empeñan en aguarte la fiesta cuando algo te sale bien en la vida o que se emplean a fondo en meter el dedo en la llaga cuando estás pasando una mala época, en lugar de arroparte y consolarnos. Son esos amigos que te hacen daño, que se muestran a veces inseguros, envidiosos, narcisistas pero a los que seguimos teniéndoles cariño y nos resistimos a cortar con ellos por lo sano aún sabiendo que su compañía es un factor de riesgo para nuestro bienestar y que ejerce el efecto contrario a lo que debería una verdadera amistad, un efecto balsámico y protector. Esperamos algo de ellos porque son nuestros “amigos” pero a menudo nos producen ansiedad y frustración.

La pregunta del millón es ¿Por qué no los apartamos de nuestra vida? Pues según los expertos, porque nos sentimos comprometidos, porque nos empeñamos en valor más los pocos aspectos positivos de la relación y porque los frenemigos son capaces de manipular las cosas para que destaquemos su lado más amable en determinados momentos.

El trovador de medianoche dijo...

Gracias por tu aporte